Mujer que golpeó a su bebé con una guadua no aceptó cargos, pero fue enviada a prisión preventiva

En el juzgado del municipio de Buenavista se llevó a cabo este martes 23 de mayo de 2017 la audiencia de imputación de cargos por tentativa de homicidio contra Paola Andrea Pineda Muñoz, quien intentó matar a su niña de apenas 11 horas de nacida, con una guadua.

En la audiencia el juez dictó medida de aseguramiento en establecimiento carcelario contra la despiadada madre, aunque esta no aceptó los cargos que la Fiscalía le imputó, y a pesar de que el abogado defensor pidió prisión domicialiaria argumentando que hace solo 4 días dio a luz y según él, la bebé necesita ser amamantada.

Lea: Capturada la mujer que golpeó con una guadua a su hija recién nacida

Ante esta petición tanto el fiscal, como el representante de la víctima y el personero municipal se opusieron, pues poner a la niña cerca de esta mujer representa un peligro para la vida de la menor. Además el ente acusador explicó que darle ese beneficio a esta mujer sería como premiarla y eso enviaría un mal mensaje a la sociedad.

Durante la audiencia el Fiscal expuso una conversación entre la acusada y una amiga, en la que la primera, aún en estado de embarazo, le decía que quería abortar. Además el día del parto, tras conocerse la noticia del suceso, Paola le habría escrito a su amiga un mensaje en el que le decía “Si la hubiera botado a la basura me habría ahorrado el problema judicial”. El mensaje iba además con vídeos de la bebé golpeada.

El abogado defensor quiso valerse de fisuras en la justicia, explicando que se había violado una norma en la que se especifican 12 horas para entregar los resultados al fiscal del caso tras el allanamiento realizado en la casa de la ciudadana en Córdoba. Un policía que participó en el operativo desvirtuó este hecho pues solo se hicieron informes de manera verbal al fiscal.

Le puede interesar: Mujer que golpeó con una guadua a su bebé dijo que lo hizo para que no le quitaran a su otra hija

La Fiscalía pidió la medida de aseguramiento indicando que si esta mujer había atentado contra su propia hija, era un peligro para la sociedad, además del hecho de que en el momento de su captura no se encontraba en su casa, lo que se podría tomar como un intento de evasión a la justicia, y esta situación podría repetirse.

El juez, quien calificó como aberrante el hecho, puntualizó en que este proceso podría tener como fin una pena superior a los 15 años de cárcel.

Tras salir de la audiencia la mujer fue abucheada por la comunidad reunida alrededor del juzgado en Buenavista.

Lea también: Bebé de 11 horas de nacida fue golpeada con una guadua por su mamá en Córdoba, Quindío

 

“El Padrastro no sabía nada”

En entrevista concedida al diario La Crónica del Quindío, el padrastro de Paola Andrea Pineda, don Fausto, indicó que él sospechaba que su hijastra estaba embarazada, pues en el pueblo varias personas se lo habían dicho, pero él no estaba seguro y como trabaja en una finca, no permanece mucho en casa.

El día del alumbramiento habría bajado de la finca a llevarle unos plátanos a la muchacha y se quedó a dormir en casa. Hacia las 3:00 de la mañana escuchó los llantos de la bebé y al revisar, encontró a la joven con la niña en la cama y esta le aseguró que se la había encontrado. Él de inmediato vio que la niña tenía heridas y no paraba de llorar, así que le dijo que la llevara al hospital y así lo hizo la ahora acusada, en la mañana del viernes.

Le recomendamos: Cayó en La Tebaida mujer señalada de intentar matar a una bebé de 3 años

Dos Fausto es ya un adulto mayor y fue él quien crió a Paola Andrea y a su hermana, pues el papá de estas murió hace muchos años. Desde unos meses atrás le ayuda con el arriendo y la comida, y según la desnaturalizada madre, él le había dicho que si volvía a quedar en embarazo le quitaba a la niña mayor, de 7 años de edad, razón por la que quiso deshacerse de la bebé. Don Fausto aseguró que lo que le dijo es que ya no la ayudaría más, pues le queda muy difícil trabajar para otra boca qué alimentar. “Le dije que si tenía otro hijo ya no le iba a alcahuetear, que llamara a la mamá y que mirara qué iba a hacer, pero nunca me imaginé que fuera hacer una cosa de esas. No sabemos nada del papá de la bebé. Ella estuvo trabajando un tiempo en un piñal en Pueblo Tapao y creemos que llegó embarazada de allá”, explicó el adulto mayor a La Crónica del Quindío.

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.