Morristown, la embajada de Montenegro, Quindío en USA

Morristown Montenegro

Una publicación del portal de alcance nacional colombia.com, resaltó la peculiaridad que representa el que la mayoría de montenegrinos que se radican en Estados Unidos, lo hacen en el pueblo de Morristown. Tanto es así que casi todos los colombianos en ese lugar son montenegrinos.

Y es que cerca de 5.000 montenegrinos están radicados en esa localidad estadunidense. Eso es casi el 13% de todos los oriundos de este municipio quindiano con 45.000 habitantes.

En el año 2000 El 9,8% de los residentes de Morristown se identificaron como de ascendencia colombiana americana, casi todos montenegrinos y descendientes de montenegrinos. Ese fue el octavo porcentaje más alto de población extranjera proveniente de un mismo país en cualquier municipio en los Estados Unidos.

Esta peculiaridad ha dado incluso para un libro llamado ‘De Montenegro a Morristown’, escrito por el periodista montenegrino, Joaquín Botero, quien también está radicado en Estados Unidos y cuenta con familia en el condado de Morris.

 

Morristown, la embajada de Montenegro, Quindío en USA

Relata el artículo de colombia.com que: «Morristown en el condado de Morris en New Jersey, se ha convertido prácticamente en una embajada de Montenegro, Quindío en los Estados Unidos, porque allí la mayoría de colombianos provienen de esta población cafetera.

Quien llega por primera vez a Morristown, New Jersey no dejará de sorprenderse por el ambiente de una ciudad de los Estados Unidos, más tranquila que las grandes urbes, pero con todo lo que representa pertenecer a esta nación elegida como el lugar para proyectar sus sueños por muchos colombianos.

Dicen que un colombiano se encuentra en cualquier lugar del mundo y sabemos que, en los Estados Unidos, la colonia colombiana escala posiciones como una de las más grandes, por esa razón encontrarse con un compatriota no será un evento ocasional, pero si llegas a un lugar y no solo te encuentras con un colombiano, sino con muchos, y lo más curioso, todos provienen del mismo municipio, entonces te parecerá muy extraño.

Lea también: El Alcalde de Dover, New Jersey se encuentra de visita en el Quindío

Aunque parezca raro, la mayoría de ciudadanos colombianos que viven en Morristown provienen del municipio de Montenegro, y no porque los montenegrinos le tengan ‘tirria’ a quien no provenga de este bello municipio, sino que las casualidades de la vida han convertido a este lugar de New Jersey en una especie de embajada de Montenegro en Norte América.

El fenómeno de Montenegrinos en Morristown se originó finalizando la década de los años sesenta, cuando un montenegrino decidió buscar mejor suerte en otro país, entonces empacó sus corotos y salió a buscar su sueño americano, ese sueño lo llevó a Morristown y allí se afincó, al poco tiempo su familia llegó a suelo norteamericano para acompañarlo.

Foto de dos exalcaldes de Montenegro y de Morristown posteada por un periódico estadunidense.

Algunos vecinos del municipio, ubicado a 10 kilómetros de Armenia, vieron que la cosa en los ‘yunais’ prometía y también se embarcaron en la aventura gringa y llegaron a Morristown, y en poco tiempo, el número de montenegrinos fue creciendo hasta convertirse en una de las colonias foráneas más grandes de este pueblo del condado de Morris en el estado de New Jersey.

No es que los colombianos de otras regiones no sean bienvenidos en Morristown, claro que no, colombianos de todas partes andan por esta población mostrando la ‘berraquera’ para trabajar y luchando por sus familias, además algunos restaurantes y tiendas ofrecen a montenegrinos y gringos la posibilidad de disfrutar de comidas típicas y productos de nuestra nación.

No todos los venidos de Montenegro se quedan en Morristown, muchos han querido radicarse en otras ciudades, por cuestiones de estudio, trabajo o mejores oportunidades, o simplemente porque Morristown les pareció chiquito y tranquilo como Montenegro y prefirieron ciudades más bullosas y cosmopólitas.

Cualquier colombiano es bienvenido en Morristown porque no se exige la cédula ni hablar con acento quindiano, solo se piden ganas de trabajar y de mostrar lo que realmente somos los colombianos, una raza decente, pujante, respetuosa y trabajadora.»

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario

Compartir en:

Noticias en vídeo: