268 kilos de coca y 300 armas blancas incautadas, los recientes golpes de la Policía a la delincuencia en el Quindío