El aumento de la tarifa del transporte urbano, un atraco a los armenios

Daniela Peña Vergara: Trabajadora Social de la Universidad del Quindío, ex representante estudiantil en ACREES. Líder Comunal en Armenia. Participante de la coordinadora municipal del Polo Democrático Alternativo en Armenia.

El aumento en el precio del transporte urbano no debe recaer en los bolsillos de los ciudadanos que apenas pueden sobrevivir en una ciudad donde crece el desempleo: el último reporte del DANE arroja la alarmante cifra de 18.1%, sumado a ello la informalidad se ubica cerca al 60% de la población, es decir que el rebusque prima en la ciudad.

A esto se añade el incremento de 100 pesos al transporte público y la advertencia de que en noviembre subirá otros 100 pesos.

Es inaudito un incremento de 200 pesos por pasaje el cual representa un aumento del 11,11%: de $1.800 a $2.000 para este año.

Esto unido a los problemas de ingresos de la población se traduce en mayores gastos para las familias en la ciudad, ya que, para un trabajador o estudiante promedio el costo sería de: $4 mil (transporte de ida y regreso), al mes serían $80 mil y al año 960 mil pesos, solo en transporte, suponiendo empleos de cinco días a la semana.

Considerando que mientras el salario mínimo aumentó este año un 6%, es decir, 46.800 pesos, el incremento del transporte en más del 10% es un despropósito. Injusto que el pasaje del transporte público suba en estas condiciones que van en contra de la calidad de vida de los armenios.

 

Lea también: Sobre el Paro de Estudiantes y el presidente Duque

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario