Se fue María Paz, la pequeña que logró unir a su alrededor el corazón de los montenegrinos