No para la polémica por los cultivos de aguacate hass en el Quindío

polémica por cultivos de aguacate en el Quindío

Ambientalistas del departamento del Quindío han venido criticando la expansión de los cultivos de aguacate hass, sobre todo en los municipios de la cordillera como Salento, Calarcá, Pijao y Buenavista.

Néstor Ocampo, presidente de la fundación Cosmos, explicó al diario El Tiempo, que estos cultivos en las partes altas de las cuencas hidrográficas influyen de manera negativa en la cantidad y la calidad del agua que consumimos y usamos los quindianos.

Lea: Graves afectaciones por cultivo de aguacate en vereda de Salento

El biólogo y docente, Luis Carlos Serna, por su parte indicó que en el Quindío entregaron la tierra a manos de nuevos propietarios provenientes de otros países. “Esa clase de aguacate es causante de la degradación de suelos y contaminación de acueductos con agroquímicos, pérdida de biodiversidad y pone en riesgo el abastecimiento de agua potable al municipio de Buenavista”.

Según cifras de la Secretaría de Agricultura del Quindío, en 2017 el departamento ya contaba con 3.600 hectáreas sembradas en aguacate y solo es superado por el café con 23 mil hectáreas en 2018, el plátano y el banano con más de 14 mil hectáreas y productos cítricos con 6 mil hectáreas.

Por su parte el director de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), José Manuel Cortés señaló que se tienen que buscar puntos de encuentro con los sectores productivos pero sin dejar de ejercer nuestra autoridad ambiental. Y agregó que la Corporación trabaja en una serie de lineamientos ambientales para implementar en el cultivo de aguacate.

Con información: El Tiempo

 

El ambientalista Néstor Ocampo citó 10 razones en su página de facebook, sobre cómo esta problemática afecta a los quindianos.

  1. Empresas extranjeras compran grandes extensiones de tierras en el Quindío (Salento, Calarcá, Buenavista, Pijao) y desplazan a campesinos locales. Así perdemos soberanía y autonomía en el territorio.
  2. Esas empresas (Camposol de Perú, Altos del Valle de Chile, e inversionistas mexicanos, por ejemplo) establecen sus cultivos en la parte alta de cuencas hidrográficas que surten de agua a municipios como Salento, Armenia, Circasia, La Tebaida, Calarcá, Buenavista, Pijao y Génova.
  3. Para sembrar esos cultivos se tala vegetación nativa, se utilizan herbicidas y luego se usan muchos abonos y venenos para proteger los frutos de insectos y otras “plagas”. Todo eso termina en el suelo, el aire y las aguas que usamos. En otras palabras dañan la diversidad biológica y envenenan nuestro ambiente negando a otros el derecho fundamental a un ambiente sano.
  4. Haciendo gala de su poder económico y de la protección de agentes del Estado (Gobernación, alcaldías, CRQ) cierran caminos, se apropian de las aguas, obtienen beneficios del Estado e Imponen su ley en los territorios como ya hemos visto en Salento, por ejemplo. Se van convirtiendo en un “poder” local.
  5. Además de contar con la protección del Estado también tienen el apoyo de inversionistas locales con los que se asocian para promover esos cultivos; como sucede con Agropecuaria Arcángel Miguel de la familia de quien hasta hace unos días era Secretario Departamental de Agricultura.
  6. Todo esto se hace en nombre del “desarrollo”, el “crecimiento económico”, los “atractivos de inversión”, la “competitividad” y la “generación de empleo”… empleo que cada día es menos digno por su inestabilidad, calidad y pago. Pero cada día estamos peor, más problemas que afectan a más personas. ¿Qué sucede?
  7. El departamento del Quindío es el más pequeño de Colombia, el segundo más densamente poblado (más de 7 veces el promedio nacional) y es el departamento con los ecosistemas más modificados. Los recursos son limitados, la idea del “crecimiento económico ilimitado”. Ya no tenemos más recursos para satisfacer tanta ambición capitalista.
  8. Hemos conocido recientes denuncias por deforestación en Chile, violencia en México, conflictos por el agua en Chile y Perú.
  9. Sabiendo todo lo anterior nos preguntamos: ¿la gobernación del Quindío, la CRQ y alcaldes que promueven los cultivos de aguacate, sí estarán poniendo cuidado en lo que hacen, en las posibles consecuencias y en los socios que tienen en éste “negocio”?

Le puede interesar: El valle de Cocora convertido en el valle del aguacate Hass

 

Lo que responden las autoridades:

  1. La “Agencia de Inversión del Quindío” (Invest In Armenia) dice que esos son negocios “dinamizadores de la economía”. Pero olvidan que esas empresas no vienen aquí a hacer favores sino a explotar nuestros recursos y si están aquí es porque se les está entregando el territorio y la gente con más facilidad y permisividad que en otras partes.
  2. La Secretaría de Agricultura del Departamento (Gobernación del Quindío) considera que es un éxito digno de aplauso entregar el territorio a grupos extranjeros en lugar de cumplir el compromiso adquirido públicamente de dignificar el campo, apoyar la agricultura familiar, promover la inversión local y la protección prioritaria del agua y la diversidad biológica.
  3. La CRQ dice cosas como “buscar puntos de encuentro con los sectores productivos pero sin dejar de ejercer nuestra autoridad ambiental” o “Vamos a citar (en enero) al gremio aguacatero para que nosotros como autoridad ambiental les entreguemos… directrices sobre cómo podría ser desde lo ambiental el desarrollo de esta actividad productiva, sin ir en detrimento de los recursos naturales”. ¿Sin el detrimento de los recursos naturales?… ¡¿pero en qué están pensando?!… todos los días vemos las consecuencias de esas posiciones tan “claras” y “firmes” de la “autoridad ambiental”. Lo más que hace es ser legitimadora de la destrucción del departamento.

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario