El negociazo de Hernando Ángel con el Quindío en la B. Ganancias similares a las de un equipo de primera división

Un dedicado reportaje realizado por el periodista quindiano Gerardo Andrés Nossa, para el diario de circulación nacional El Espectador, revela las millonarias cifras que el Deportes Quindío genera a sus propietarios, en especial Hernando Ángel Montaño, su máximo accionista, en la segunda división del fútbol colombiano.

Derechos de televisión, giros de Dimayor, además de transferencias de jugadores son los rubros de mayor valor para el éxito financiero del equipo cafetero, hundido hace 7 años en la Primera B, pero con ingresos cercanos a los 40 mil millones de pesos entre 2014 y 2018.

Según informes de la Superintendencia de Sociedades, entre 2014 y 2018, el equipo de Armenia ingresó a sus arcas la suma de 39.874 millones de pesos (unos 11,1 millones de dólares al cambio actual), cifra significativa, comparada con las entradas de los demás equipos de la segunda división.

Los millonarios ingresos, principalmente obtenidos de transferencias de jugadores y derechos de Televisión, lamentablemente no se compadecen con los resultados de la escuadra insignia del fútbol quindiano. En las cuentas, el patrocinio y las taquillas dejan pocas ganancias y se convierten en el lunar de la exitosa gestión financiera.

Ingresos:

  • 2014: $5.441 millones. Más de la mitad fueron por derechos de Tv, a pesar de estar en la B.
  • 2015: $5.404 millones. Casi la mitad ingresaron por transferencias (ventas y préstamo de jugadores)
  • 2016: $10.388 millones. En el mejor año la sola venta del defensor Jaine Steven Barreiro, al Atlas de México, representó más de la mitad de los ingresos.
  • 2017: $8.732 millones. La venta del delantero Gustavo Torres al Atlético Nacional, así como los auxilios de Dimayor y derechos de Tv, representaron casi la totalidad de los ingresos.
  • 2018: $9.909 millones. En este año los mayores ingresos fueron por la venta de William Tesillo al Santafe y de Samir Céter al Cagliari de Italia.

En los últimos 5 años reportados, Deportes Quindío tuvo ingresos promedio de casi 8 mil millones de pesos anuales, y estos llegan ganando o perdiendo, no importa.

Y es que desde que empezó a consolidarse el negocio de la televisión cerrada en Colombia, liderado en principio por las empresas Telmex y UNE, los equipos colombianos empezaron a percibir dineros nunca antes vistos y, año tras año, ha evolucionado en audiencia y dividendos para los más interesados, los dirigentes.

En Colombia, la repartición por los derechos de Tv es algo así como una democracia perfecta, pero de acuerdo con lo informado por el presidente de un club tradicional que prefirió no revelar su nombre, esta es la acción más injusta que determinó hace años la asamblea de la Dimayor.

El dirigente explicó que existen 25 equipos categoría A y 11 categoría B, y el Deportes Quindío, por ser socio tradicional e histórico, es categoría A, pese a estar en el torneo de ascenso. “Los 25 equipos categoría A, jueguen en la liga o el torneo de ascenso, reciben la misma cantidad de dinero, eso es algo como el 3,6 % para cada uno, mientras que los 11 categoría B se llevan el 0,77 %”.

De acuerdo con el reportaje, En plata blanca es algo así como que los grandes, los que más invierten para buscar el éxito deportivo y que además marcan el rating televisivo: Nacional, América, Millonarios o Junior reciben el mismo dinero que un equipo como el Deportes Quindío, que cumple 7 años en el torneo de ascenso sin inversiones significativas.

El fracaso deportivo aparece temporada tras temporada, pero los bolsillos de sus dirigentes se llenan más y más.

Para ser exactos, por derechos de Tv y auxilios, la Dimayor le giró al Quindío, un equipo de la B, 18.710 millones de pesoscon corte al 31 de diciembre entre 2014 y 2018, según reposa en el último balance financiero de la institución, publicado por la Superintendencia de Sociedades.

Sin embargo, este no es el concepto por el que más dinero recibió el equipo milagroso en esos 5 años, pues los mayores ingresos se dieron por la venta y préstamo de derechos deportivos y federativos de jugadores, tanto a equipos colombianos como del exterior, para así consolidar $18.878 millones de pesos, siendo la transferencia del defensor Jaine Barreiro la más alta, con $5.285 millones al Atlas de México, en 2016.

Vea gráfico comparativo de los conceptos por ingresos: https://datawrapper.dwcdn.net/vafBU/2/

Para llegar a esta cifra, Ángel Montaño, un empresario que tiene buen ojo para los jugadores jóvenes y que siempre se ha movido bien en las altas esferas del fútbol, especialmente con la Federación y sus seleccionadores juveniles, negoció en 2014 la suma de 1.996 millones de pesos; en 2015, $2.361 millones; en 2016, $5.650; en 2017, $4.395; y en 2018, $ 4.476 millones, sin contar el dinero que entró por el mecanismo de solidaridad de la Fifa.

Así lo confirma el informe que recibió Supersociedades en los estados financieros de 2018, que señala: “los rubros más representativos para la empresa es el recibido por la Dimayor, ingreso que corresponde a la participación de los derechos de televisión, los reintegros por transporte, arbitraje y hotel cuando corresponde, y lo concerniente a excedentes aprobados por la asamblea; igualmente, la venta y préstamo de derechos federativos y deportivos continúa en su orden como generadores de mayor ingreso”.

Así las cosas, este negocio -legal por demás- ha sido fructífero para este dirigente que adquirió al club hace 20 años tras la crisis que ocasionó el terremoto que azotó al Eje Cafetero, pero, sin duda, son los últimos 5, que aparecen reportados ante la Supersociedades, los mejores para sus finanzas por concepto de transferencias y derechos de televisión, pues en los demás ítems sus ganancias no son las mejores.

La hinchada ya no va al estadio pero eso no importa

Desde 2013, cuando el equipo descendió por segunda vez en su historia, la hinchada se ha alejado considerablemente, pero eso no parece importarle al máximo accionista, quien en repetidas ocasiones ha cerrado las tribunas para evitar los maltratos verbales que la afición le grita en medio de los partidos por su inconformidad con los resultados del equipo.

Entre 2014 y 2018 ingresaron solo $1.615 millones por venta de boletas, lo que equivale solo al 4 % del ingreso total en esos cinco años.

Vea ingresos de transferencias comparados con taquilla año tras año: https://datawrapper.dwcdn.net/B0Ysw/1/

El 96 % restante de los ingresos del club de Armenia, entre 2014 y 2018, se divide, en su orden, en venta y préstamo de jugadores (47,3 %), derechos de televisión (47 %), y un insignificante 1,7 % por concepto de patrocinio, venta de artículos deportivos, pensiones de la escuela de formación y aportes de la Federación Colombiana de Fútbol.

 

Nomina económica y sin resultados

El Deportes Quindío trabaja con nóminas deportivas baratas. Entre 2014 y 2018, los gastos de personal, hablando solo de jugadores y cuerpo técnico, solo ascendieron a 12.252 millones de pesos.

Haciendo un promedio sencillo, esto indica que la nómina cuesta unos 2.500 millones de pesos al año, lo que se traduce en que jugadores, técnico y sus ayudantes cobran, entre todos, menos de $210 millones al mes, una cifra muy por debajo de lo que realmente podría pagar el equipo cafetero teniendo en cuenta sus millonarios ingresos.

Para ser exactos, los gastos en nómina se presentaron así en los últimos 5 años. Tras el descenso en 2013, los dirigentes invirtieron 2.064 millones de pesos en 2014; $1.817 millones en 2015, $2.345 millones en 2016, $2.847 millones en 2017 y $3.183 millones en 2018. Un equipo barato con el que no se ha logrado el ascenso, aunque sí exitosos resultados financieros y empresariales.

Así lo creen parte de la hinchada y la prensa de la región. “Hasta la fecha, el equipo ha sido mirado como producto comercial y no como deportivo, está diseñado solo para participar en un campeonato en el que el interés por volver a la A es nulo”, expresó el director de Los Dueños del Balón de RCN Armenia, Mauricio Echeverry Echeverry.

Finalmente, el informe que entregó el club en 2018 reveló que su patrimonio en esa fecha era de $4.988′278.000, un 5,75 % más que en 2017; sus activos llegaron a 8.816′160.000; pero el reporte de utilidades solo arrojó $271′302.000 en ganancias. No obstante, para Transfermarkt, el portal alemán especializado en información del fútbol, Deportes Quindío, en 2020, tiene un valor en el mercado de 5,60 millones de euros, unos 23 mil millones de pesos.

 

¿Y la Acción Popular qué?

Ni siquiera el ‘pleito’ jurídico con la Alcaldía de Armenia le preocupa a la institución. En los últimos estados financieros se lee que: “La gerencia evaluó la capacidad que tiene la entidad para continuar en funcionamiento. Deportes Quindío S.A. es un negocio en marcha y no tiene la intención de liquidarse… la gerencia considera que a pesar de las circunstancias en relación con la acción popular no existen incertidumbres adicionales relativas a sucesos o condiciones que puedan aportar dudas importantes sobre la capacidad de la entidad de continuar como negocio en marcha”.

Según su apartado de pasivos estimados y provisiones, el lío con el municipio de Armenia por el proceso de la acción popular es de 3.906 millones de pesos.

 

Información publicada en el diario El Espectador. Reportaje de Gerardo Andrés Nossa

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario

Compartir en:

Reacciona a esta noticia: