Carlos Calero no es el primer presentador de televisión nombrado diplomático