Sobre el Paro de Estudiantes y el presidente Duque

J. Deibi Agudelo Martínez. Licenciado En Literatura y Lengua Castellana Estudiante de Maestría en Ciencias de la educación Artista Circense

“Dime que país quieres y te diré que educación necesitas”
Jorge Enrique Robledo

En las últimas semanas ha sonado un Paro Nacional por defensa de la Educación Superior pública del país. De este debate, se han escuchado dos puntos de vista; el primero, del presidente Iván Duque, establece que no hay plata para tanto reclamo, además, el gobierno anterior se dedicó a repartir mermelada a diestra y siniestra y por ende, dejó un hueco fiscal muy grande que ha dejado comprometido gran parte del presupuesto nacional; el segundo punto de vista, el de los estudiantes, plantea que no es un problema del presupuesto nacional sino de voluntad política, pues, el gobierno actual decide pedir mayor inversión al rubro de la guerra (para comprar misiles) y así dejar de lado la inversión en Educación. Es como si un padre de familia decidiera comprar un machete y dejar sin útiles escolares a sus hijos.

Sin embargo, esta discusión no es nueva. El problema central es que en el año 1993, decidieron congelar los recursos para las universidades públicas y ponerlas a buscar la plata faltante hasta debajo de las piedras. Lo que han venido haciendo los gobiernos desde ese entonces es poner pañitos de agua tibia sobre la herida abierta. Lo anterior, debido a que cada año le dan menos plata a la Educación Superior, cuando cada año las Universidades siguen: creciendo, investigando, recibiendo más estudiantes, necesitando más infraestructura, y un largo etc. Así las cosas, mientras las necesidades de las Universidades suben en ascensor, el presupuesto que el gobierno le brinda sube por las escaleras y en silla de ruedas. Por estas razones, los estudiantes de las 32 universidades públicas, más otras privadas, han venido pidiendo más presupuesto para la educación: hace un año la organización ACREES salió a marchar exigiendo un billón de pesos más para la Educación y hoy son tres organizaciones nacionales las que salen a exigir el rescate de la Educación Pública del país.

Ahora bien ¿por qué dicen los estudiantes que es un problema de voluntad política, si el presidente Iván Duque ha destinado 500 mil millones de pesos más para educación? Pues sencillo, Jennifer Pedraza, líder estudiantil, denuncia que “de ese dinero se van cien mil millones para el nuevo Ser Pilo Paga y tan solo 56 mil millones se irán para 61 instituciones de Educación superior”,  y además, los gobiernos perdonan más de 11 billones de pesos en extensiones tributarias a multinacionales, dinero que por supuesto le ayudaría bastante a la Educación Superior de Colombia.

Cabe recordar, que los estudiantes han venido denunciando esta crisis desde hace más de siete años, pues en 2011, hicieron un paro porque el gobierno de Santos propuso permitir el ánimo de lucro en la Educación. Ese paro llevo a que los estudiantes de todo el país propusieran una nueva forma de financiar la educación superior, sin embargo, el gobierno de Santos se hizo el de los oídos sordos y no quiso escuchar los reclamos del estudiantado. Hoy, Duque recibe la crisis de la Educación, heredada de hace más de 20 años, y hace exactamente lo mismo que se ha hecho y no ha funcionado: darle más plata al ICETEX, promover el endeudamiento de las familias y dejar que las universidades se quiebren.

Para finalizar, hay que señalar la reciente denuncia de Jennifer Pedraza: “El partido del Gobierno de Iván Duque presentó reforma a la Ley 30 que permite el ánimo de lucro en la educación y convierte las universidades en empresas” igual que el gobierno de Santos, igual que la intención de Uribe, igual que los gobiernos de los últimos 20 años. Por estar razones, hay que salir a apoyar a los estudiantes porque #PúblicaLaRecibimosPúblicaLaDejamos.

 

Otros textos de J. Deibi Agudelo Martínez:

De lo que se vislumbra (Elecciones presidenciales)

Lo que quedó claro en el cabildo sobre alzas de EPQ en Montenegro

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario