180gradosquindio.com

Nos están engañando



Nolberto Marín Clavijo. Profesional en Filosofía de la Universidad del Quindío, estudios de maestría en filosofía de la Universidad Tecnológica de Pereira. Editor y corrector de estilo de las Revistas Fogón de Descartes y Collage de los Programas de Filosofía y Lenguas Modernas de la Universidad del Quindío.

Las elecciones presidenciales de 2018 serán, sin duda alguna, diferentes a lo que estábamos acostumbrados. El número de candidatos es mayor a los de las anteriores campañas, las presiones sociales han hecho que los candidatos tradicionales cambien sus discursos, sus ideales y sus partidos políticos y hasta el momento no se sabe quién podría ganar, algo que sí se podía predecir en las campañas anteriores. Las encuestas hoy nos dicen que los candidatos alternativos como Gustavo Petro y Sergio Fajardo podrían pasar a la segunda vuelta, pero la historia colombiana nos demuestra que no podemos confiar en ellas y que los candidatos que tienen tradición política como Germán Vargas Lleras e Iván Duque con el apoyo de Uribe podrían darnos una sorpresa.

Pero lo que más llama la atención de este panorama es la transformación que los candidatos tradicionales han sufrido, es decir, aquellos que ya han tenido cargos públicos en Colombia. Es así como Marta Lucia Ramírez renuncia al partido Conservador y se va por firmas, lo mismo que hace Alejandro Ordoñez, también es el caso de Vergas Lleras, que deja el partido Cambio Radical.

Lo que algunos analistas han dicho es que como en el ámbito nacional ha cobrado fuerza la discusión sobre la corrupción y los partidos tradicionales son los más involucrados en estos casos, ellos han querido salirse de esos partidos para aparentar no tener responsabilidad alguna en los sucesos de corrupción del partido Conservador y el partido Cambio Radical. Quieren aparentar un aire de renovación política y alertar sobre el actual estado del país, el cual, según ellos es crítico en todos los aspectos y con sus propuestas y sus discursos prometen hacer cambios positivos porque al parecer son otros, los de “izquierda” los que han destruido el país.

Ahora bien, su comportamiento no es honesto, pues los hechos históricos nos han demostrado que en efecto ellos son los responsables del actual estado del país. ¿Por qué? Porque ellos siempre han ocupado cargos públicos ya sea como ministros, congresistas, presidentes o vicepresidentes y han sido herederos del poder político colombiano, pues sus abuelos, padres y primos han ocupado también dichos cargos en el pasado. Por ellos nos referimos a los políticos tradicionales como Marta Lucia Ramírez, Germán Vargas Lleras, Andrés Pastrana, Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe Vélez, César Gaviria y Alejandro Ordoñez.

Por medio de un aura renovadora nos venden la idea de que en sus manos el país se conducirá por el camino del progreso, la democracia y la paz. Pero eso no es cierto, porque ellos han tenido la oportunidad de hacer de Colombia un mejor país y no sólo una vez, sino muchas veces y desde diferentes cargos públicos y no lo han hecho. Nosotros como ciudadanos tenemos que reconocer que cada ser humano es un sujeto histórico y como tal es producto de una serie de acontecimientos del pasado que configuran su presente. Es decir, las cosas que hemos hecho con nuestras vidas son las que dan sustento a lo que somos en la actualidad, es por esto que no podemos desligarnos de las decisiones o actuaciones que tomamos en el pasado, por el contrario debemos hacernos responsables de ellas. Pero los candidatos presidenciales que han estado en el poder parecen querer desligarse de las decisiones que tomaron en el pasado, las cuales sabemos no fueron las mejores, esto para hacer que nosotros votemos otra vez por ellos. No quieren hacerse responsables de sus actos y me refiero solo a los candidatos como Marta Lucía, Alejandro Ordoñez, Juan Carlos Pinzón y Germán Vargas Lleras, porque tuvieron la oportunidad de hacer un mejor país y no lo hicieron. A continuación unos ejemplos.

Marta Lucía Ramírez fue viceministra de comercio, ministra de comercio exterior, embajadora en Francia, ministra de Defensa, senadora, candidata presidencial por el partido Conservador en el año 2010. Germán Vargas Lleras fue vicepresidente, cabeza de Cambio Radical, ministro del Interior, ministro de Vivienda, concejal, senador y candidato presidencial en 2010. Juan Carlos Pinzón fue viceministro de Defensa, ministro de Defensa y embajador de Colombia en Estados Unidos. Estos últimos estuvieron durante mucho tiempo apoyando el gobierno Santos pero ahora para iniciar sus campañas se manifiestan en contra de sus políticas. Alejandro Ordoñez fue 2 veces Procurador General de la Nación, destituido por corrupción, también fue concejal, desempeñó cargos en el Tribunal Administrativo de Santander y en el Consejo de Estado.[1]

Ahora bien, se me podría replicar diciendo que lo aprendido del pasado puede ser utilizado para hacer mejores cosas en el presente y en efecto puede ser así. Lo que comúnmente conocemos como todos merecemos una segunda oportunidad, en el caso de los sujetos anteriores sería como una cuarta o quinta, otra de las particularidades de su situación es que no parecen tener voluntad de cambio y sus estrategias discursivas son engañosas y violentas. Marta Lucía y Alejandro Ordoñez desde un principio se manifestaron en contra de una salida pacífica al conflicto y esto con mentiras. Vargas Lleras y Pinzón estaban a favor del acuerdo de paz pero como se dieron cuenta de que hablar de paz en Colombia no es popular, decidieron irse en contra de lo acordado en La Habana, lo que sin duda nos demuestra que son candidatos que sólo buscan satisfacer sus propios intereses, es este caso el de ser elegidos como presidentes.

[1] Toda esta información la pueden encontrar en el portal La Silla Vacía en su sección ¿Quién es quién?

 

Otros textos de Nolberto Marín Clavijo:

Ejercicios de memoria: La mentira

Ejercicios de memoria

Cosas que usted debería saber si es ciudadano del mundo

La banalización de la violencia

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario



loading...