180gradosquindio.com

El clientelismo quemado, las maquinarias triunfantes y los demás… Elecciones a la Cámara

Editorial

Las elecciones en el Quindío dejan el sabor, prematuro aun, de que las cosas pueden mejorar. La quemada de Sandra Paola es una victoria de quienes desean una política distinta, alejada de los amaños, las trampas y triquiñuelas de la exgobernadora. El ingreso de Diego Javier Osorio a la Cámara le da un nuevo aire a la política regional. La nueva Senadora Aydeé Lizarazo brinda esperanza, pues su partido (Mira) se caracteriza no solo por su disciplina y contribución a causas justas, sino por la transparencia en su actuar político.

 

Se quemó una maquinaria pero otra sigue en pie

Mucho se ha dicho sobre las investigaciones que tiene en su contra Sandra Paola Hurtado, y aunque ella dice que solo se trata de mala prensa la verdad es que ya fue inhabilitada en primera instancia y esa decisión podría ser ratificada en pocos días.

De nada sirvió la maquinaria y enormes recursos económicos de los que dispuso su campaña. La gente no votó por ella, así como en las elecciones regionales no votaron a la Gobernación por su grupo político. La exgobernadora ha perdido su influencia en el Quindío y dado su historial eso podría ser bueno para la transparencia de la política en el departamento. Algunos buenos líderes quindianos que han hecho parte de su ‘combo’, bien podrían comenzar a pensar en alejarse de ella y su esposo, quienes con sus decenas de investigaciones en contra se están convirtiendo en tóxicos para cualquier propuesta política.

Al contrario de la exgobernadora, una maquinaria que sí sirvió fue la de Atilano Giraldo. Uno de los congresistas que ha batido records de ausentismo en la Cámara Baja. Va a trabajar cuando le conviene y el resto del tiempo le pagamos el sueldo para que se quede en sus finquitas del sur del Quindío.

Atilano es uno de los congresistas a quien no le importó el bienestar de los colombianos y muy orondo aprobó la Reforma Tributaria (Para nuestra desgracia ese día si le dio por ir a trabajar) que nos metió la mano en el bolsillo a los colombiano de menos recursos, con la idea de sostener el presupuesto para gobiernos ineptos que no han sabido diversificar la economía colombiana hacia la industria y la agricultura, y que por el contrario han llevado a la quiebra a empresarios y campesinos con la firma de Tratados de Libre Comercio mal negociados y la dependencia del petróleo y la minería.

Atilano repite Congreso, muy seguramente para seguir aprobando leyes que poco nos beneficien, y seguir untado de mermelada, a menos que el próximo presidente no sea del Santismo-Uribismo-VargasLlerismo.

Otro que repite es Luciano Grisales, quien aumentó de manera ostensible su votación. Su caudal electoral no creció de manera gratuita, pues su trabajo por el medio ambiente es reconocido en varios sectores, no solo del Quindío. Luciano es tal vez el único de los 3 actuales representantes a la Cámara que no se ha visto metido en escándalos y que incluso votó en contra de la Unión Nacional de la que hacía parte, al no aprobar la Reforma Tributaria. A pesar de esto, en los últimos días se le vio mal relacionado al lado del señalado Julián Bedoya, quien logró llegar al Senado sin importar sus líos por clientelismo y corrupción en el Sena Regional Antioquia.

Por su parte el primiparo Diego Javier Osorio, quien para muchos sorprendió al sacar más votos que viejos zorros politiqueros como Libardo Taborda y Fabio Olmedo Palacio, podría darle un aire nuevo a la representación política quindiana. No tiene escándalos en su haber y puede decirse que era el único uribista real en su lista, pues los otros dos vienen del santismo, al que estuvieron ligados hasta hace muy poco, pero que como buenos oportunistas, vieron en el uribismo quindiano una fuente de votos que no había sido explotada. Infortunadamente para ellos la apuesta se las ganó el que menos se esperaban, y al final terminaron ayudándole a salir elegido, porque es bueno aclarar que Diego Javier obtuvo menos votos que Anuar Oyola y Sandra Paola Hurtado, pero la cifra repartidora lo favoreció gracias a los votos de sus compañeros de lista.

Los otros partidos que participaron en estas contiendas podría decirse que aunque se quemaron no perdieron estrepitosamente, pues lograron los votos que se esperaba e incluso crecieron. Dados sus escasos recursos y su casi nula maquinaria era lógico que no alcanzaran, en un departamento corroído por el clientelismo, ningún escaño. El Mira y Coalición Colombia presentaban propuestas limpias, transparentes y con candidatos de lujo, que en el caso de Coalición, han llegado a ser alcaldes condecorados, académicos reconocidos y líderes sociales dedicados. Lastimosamente en el Quindío el discurso de la transparencia no cala o el voto de muchos está amarrado a un puesto. Los politiqueros juegan con el hambre y el desempleo para hacerse elegir cada 2 años.

Los de La U y ASI no hicieron campaña como tal, así que era lógica su baja votación en estas elecciones.

 

Espere mañana la segunda parte del Editorial:  El clientelismo quemado, las maquinarias triunfantes y los demás… Elecciones al Senado en el Quindío

¿Qué piensa de esta noticia?

Comentario



loading...