El cristo de espaldas, 60 años después