¿Sabía que el primer hombre que murió haciendo uso de su derecho a la Eutanasia era de Circasia?

Don Ovidio Gonzales fue la primera persona a quien se le aplicó de manera legal la eutanasia.

Don Ovidio Gonzáles fue el primer hombre en Colombia que pudo morir de manera digna haciendo uso de su derecho a la eutanasia después de que se decretara su legalidad en el país. Fue un hombre libre durante toda su vida e incluso en su muerte quiso tener la libertad de poder decidir, y a pesar de los obstáculos que le presentaron diferentes personas entre médicos, abogados y políticos, don Ovidio logró su deseo y el 3 de julio de 2015 se fue a descansar en paz.

Ese hombre libre hasta en el momento de su muerte había nacido 79 años antes en el municipio de Circasia, precisamente el municipio ‘Libre’. Allí, en honor a su decisión, le fue brindado un homenaje en enero pasado y se instauró el Día Nacional de la Eutanasia, que fue instituido el 23 de enero.

Don Ovidio era el padre de Julio Cesar Gonzáles, más conocido como ‘Matador’, un famoso caricaturista colombiano que luchó junto a su padre por defender el derecho de este a morir en la manera como deseaba.

Lea también: “Perro que causó graves heridas a niña en Circasia no debe ser sacrificado”: Animalistas

A través de sus caricaturas en medios de comunicación como El Tiempo, criticó de manera vehemente a quienes se oponían a que su padre y todos los colombianos que lo desearan, pudieran acceder a la eutanasia.

El caricaturista, que estuvo en el homenaje a su padre, expresó que por los menos 7 personas en el último año se han acercado para buscar asesoría en torno al proceso legal de la eutanasia, pero que además ha conocido 15 casos similares después del que le ocurrió a su padre.

Su papá, era un abuelo que había vivido a plenitud su vida, pero que a raíz de un cáncer de boca, que le había desfigurado el rostro, quiso partir para siempre sin prolongar el sufrimiento que ya padecía y que afectaba también a su familia.

Sigue así Circasia siendo el municipio más ‘Libre’ de Colombia, en el que nacen, mueren y son sepultadas las mentes más abiertas y progresistas de un país en donde aún la intolerancia y el fanatismo siguen cobrando vidas día tras día.

Deja un comentario