“Falta de diálogo paralizó por años construcción del acueducto por gravedad en Montenegro”

El alcalde se reunió con el propietario del predio y solucionaron el problema en pocos días.

A finales del año 2009 se anunció en Montenegro la construcción del acueducto por gravedad, que beneficiaría a toda la población del municipio, que padece, especialemente en los sectores altos, cortes constantes en el servicio de agua.

Se invirtieron en aquella ocasión más de mil millones de pesos y la construcción de la línea de conducción, que transportaría el líquido bajo tierra, inició. Su relevancia radicaba en que el agua que beben los montenegrinos es transportada por un canal abierto, lo que conlleva a que cada vez que llueve fuerte se presenten derrumbes que afectan la denominada sequia, por donde corre el agua, obstaculizando el flujo hasta la boca toma, lo que repercute en cortes del servicio a los hogares.

Lea también: Inconsistencias en EPQ podrían llevar a aumento de tarifas de agua y alcantarillado en el Quindío

El proyecto pronto se estancó por falta de recursos, pero la gestión de Esaquín y de la administración municipal para 2011 revivieron la construcción y con ello los montenegrinos volvieron a soñar con tener un adecuado acueducto. Lamentablemente no fue así y la obra de nuevo se vio paralizada muy pronto, debido a una disputa legal con el propietario de un predio que según decían desde Esaquín, no quería vender parte de su terreno, necesario para el paso de las líneas de conducción.

Esaquín, hoy EPQ, demandó al propietario del terreno y el proceso se entrabó de tal forma que nunca hubo siquiera una audiencia de conciliación para superar el impasse. Tuvieron qué pasar casi 6 años desde el anuncio del inicio de la obra, para que el problema con ese predio tuviera por fin solución.

El alcalde de Montenegro Álvaro Hernández contactó personalmente al dueño del predio en disputa. “El señor muy amablemente me dijo que era la primera vez que un alcalde se comunicaba con él para preguntarle qué era lo que solicitaba”, explicó el mandatario a 180gradosquindio.com.

Se llevó a cabo entonces una reunión entre el doctor Hernández y el ciudadano, quien manifestó su deseo de colaborar con el municipio y en menos de media hora se solucionó un problema de años. “Aquí lo que hubo fue falta de diálogo. Nadie se interesó por siquiera conocer las demandas del señor, y tan pronto nosotros lo hicimos, el problema se solucionó de la mejor manera”. agregó el burgomaestre.

La conciliación se realizó 15 días después en el Juzgado promiscuo de Circasia, donde quedó establecido el pago de alrededor de 32 millones de pesos por las afectaciones que sufrirá el predio por el paso de las líneas de conducción en una franja de cerca de 500 metros lineales.

Le puede interesar: Barrios de Montenegro recibieron la navidad con comparsas, música y luces

 

Lo que se viene

Con todos los problemas solucionados, la administración municipal de Montenegro espera ahora los estudios que debe entregar EPQ esta misma semana, para la reactivación de la obra. “Esta construcción lleva paralizada años y mucho de lo que se había hecho se ha deteriorado bastante. Es por eso que necesitamos los estudios para definir cuánto presupuesto se deberá invertir para reiniciar las obras”, manifestó el alcalde.

Tras la entrega de los estudios se tomarán nuevas decisiones, pero la idea, según indicaron desde la misma administración municipal, es que los montenegrinos residentes en barrios como La Pista, Ramírez Franco, Nariño, entre otros, que son siempre los más afectados por los cortes de agua, puedan disfrutar de un mejor servicio de acueducto para finales de 2017.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*