Condena al Estado por caso de ‘falso positivo’ en Las Colinas de Armenia

Sebastián Camilo Urrea de 15 años de edad.

6 años después de aquel fatídico primero de enero de 2011 en el que una cruenta balacera cobró la vida de dos policías, dos adultos y dos menores de edad, en el barrio Las Colinas de Armenia, un juez falló a favor del señor Jairo Urrea, quien demandó al Estado por un presunto caso de ejecución extrajudicial o ‘falso positivo’ en el que la víctima fue su hijo Sebastián Camilo Urrea de 15 años de edad.

Don Jairo acudió a todas las instancias para exigir claridad en este caso, pues aseguraba que su hijo no pertenecía a ninguna banda delincuencial y que los uniformados lo habrían asesinado en medio del operativo y luego habrían modificado la escena del crimen, para hacer pasar al muchacho, como delincuente.

La decisión del juez puede ser apelada por el Estado, que debería pagar una gruesa indemnización a la familia del menor de edad muerto en aquellos hechos, de llegar a confirmarse la sentencia.

Le puede interesar: Asesinaron policía en Calarcá

 

La balacera del 1 de enero de 2011

Según relata el diario La Crónica del Quindío en su edición del 3 de enero de 2011, los disparos de un delincuente contra una patrulla de policía desencadenaron en la muerte de dos patrulleros, dos menores de edad y dos sujetos que agredieron a los miembros de la fuerza pública.

Los individuos ‘dados de baja’ correspondían a Húver Alexánder Muñoz y Diego Mauricio Cárdenas, conocido con el alias de ‘Tatú’.

La situación se registró entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero en el mencionado barrio de Armenia, originada cuando una patrulla policial se disponía a detener una motocicleta que transitaba fuera del horario permitido y su conductor no portaba ni casco ni chaleco.

Inmediatamente el hombre que se movilizaba en la misma, identificado como Huver Alexánder Muñoz Castro de 19 años, se bajó y caminó unos metros manifestando que no se dejaba requisar, tras lo cual se volteó, sacó un revólver marca Ruger y disparó contra la integridad de los uniformados, provocando la reacción policial.

Uno de los policiales fue impactado en el pecho, pero por fortuna llevaba puesto un chaleco antibalas que le salvó la vida, no obstante alcanzó a ser lesionado por el proyectil.

Seguido de esta situación, cuando se realizaba por parte de integrantes del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, el levantamiento del cadáver, y una vez que fue asegurado el lugar de los hechos, se presentó un ataque por parte de un grupo delincuentes, quienes arremetieron contra las unidades y la gente presentes, dejando como saldo los dos policías y un civil asesinados.

Es allí donde los policiales incluyen al menor de edad, Sebastián Camilo Urrea, como uno de los antisociales, pues según los uniformados, los atacantes fueron 5.

“La situación generó una nueva reacción de las autoridades que dejó como resultado la muerte de dos de los agresores”, informó en ese momento el brigadier general José David Guzmán Patiño, comandante de la Regional Tres de la Policía Nacional.

Los patrulleros fallecidos fueron Óscar Mauricio Triana Pinto y Julián Yamid Suárez Vega integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, de la Regional 3 Eje Cafetero y quienes apoyaban a la Policía Quindío en las labores de seguridad para las festividades de Año Nuevo.

Por su parte, el joven que estaba allí mirando y que resultó muerto fue identificado como Jhor Fáber Chamizo Bermúdez de 16 años, mientras que los supuestos delincuentes muertos serían Diego Mauricio Cárdenas Londoño de 19 años, conocido con el alias de ‘Tatú’, quien portaba un revólver marca Llama calibre 38 milímetros con capacidad para seis cartuchos, cinco de ellos ya disparados; y Sebastián Camilo Urrea de 15a ños. Así lo dice el reporte oficial.

Ese mismo día el padre de Sebastián Camilo manifestó que su hijo no tenía nada que ver en el hecho y que este era un estudiante de noveno grado en un colegio de la capital quindiana.

Sin embargo, las autoridades informaron que le incautaron un revólver de fabricación artesanal calibre 38 milímetros.

En aquella oportunidad las autoridades indicaron que en el caso de Húver y de alias ‘Tatú’, ambos presentaban antecedentes por delitos como homicidio, hurto agravado, entre otros, mientras que el menor de edad no tenía ningún antecedente.

Estos fueron las demás víctimas mortales de aquellos hechos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos tomadas de: www.cronicadelquindio.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*